El padre, el hijo y los clavos

Un padre entregó a su hijo un puñado de clavos, una tabla, un martillo y le dijo:

– Cada vez que tu conciencia te diga que has hecho o dicho algo que no esta bien, clava un clavo en la tabla. Cuando hayas terminado me avisas.

A pocos días, el niño llevó al padre la tabla llena de clavos.

– Bien dijo el padre, y mientras tomaba el martillo de la mano del niño le dada una tenaza, agregó:

– Ahora te propongo otra cosa. Cada vez que estés seguro de haber procedido bien, arranca un clavo.

En menos tiempo que le había llevado clavar los clavos, el hijo volvió con la tabla vacía.

– Los desclave todos papá, – exclamo con mucha alegría. El padre lo abrazó y le dijo emocionado:

– Me siento feliz al comprobar que en tan corto tiempo has logrado compensar tu proceder anterior. Y agregó:

– Pero si observas la tabla verás que cada clavo ha dejado su huella. Recuérdalo.

León Tolstói  – (28 de agosto de 1828 Yásnaya Poliana, Imperio ruso – 20 de noviembre de 1910 Astápovo, Lípetsk, Imperio ruso) Novelista ruso ampliamente considerado como uno de los más grandes escritores de occidente y de la literatura mundial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>